“El

Foto: La Opinión

Es la tercera edición que se realiza el evento “Abrazos no muros” donde más de un millar de familias mexicanas tuvieron la oportunidad de reunirse unos minutos con sus familiares que no pueden salir de Estados Unidos.

Este acto es un claro ejemplo de lo que un muro puede ocasionar en miles de familias.

Gracias a una iniciativa de parte de los dos países vecinos, este sábado se pudieron reencontrar aproximadamente 370 familias a la mitad del Río Bravo.

Aunque el emotivo momento dura solamente 5 minutos, para muchos es la perfecta oportunidad de ver y abrazar a sus hijos, hermanos, padres o abuelos que por diversas causas no pueden cruzar para su país de origen.

De manera ordenada y en grupos fueron pasando familia por familia para esperar la señal para ir a abrazar a sus familiares que se encontraban enfrente. Las lágrimas se hacían notar en la mayoría de los rostros.

De fondo se encontraba la cantautora Deborah Anne Fisher desde el lado estadounidense interpretando “On the Rio Grande, there!”. Unos minutos después, una niña mexicana que radica en Estados Unidos, empezó a cantar música mexicana.

Las familias que viajaron a la frontera mexicana en Ciudad Juárez para asistir al evento procedían en su mayoría de estados como Veracruz, Sonora, Sinaloa, Durango, México, Puebla y Chihuahua.

Además de ser un conmovedor suceso, fue la excusa perfecta para demostrar la inconformidad de todos los mexicanos antes la creación de un muro propuesta por Trump. El evento fue organizado por la Red Fronteriza por los Derechos Humanos y otras organizaciones civiles que se suman cada año.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)