Foto: Pexels

Desde ahora sabrás que tener el trasero grande no sólo hace a una mujer atractiva, sino también una persona inteligencia.

Según un estudio de la Universidad de Oxford, la retaguardia de las mujeres tiene un lugar privilegiado. La investigación analizó la salud de 16 mil mujeres y concluyeron que aquellas con caderas y traseros grandes, y cintura pequeña, disfruta de una mejor salud y eran más felices.

Además, los académicos encontraron que aquellas con posaderas más abultadas registran niveles más bajos de colesterol en su sangre y mayor facilidad para regular el nivel de azúcar y mejor dotación de sustancias para reducir el peso y para enfrentar procesos inflamatorios.

Pero espera, esta inteligencia no es en proporción al tamaño, sino a la cantidad de sólo ácidos grasos Omega 3 se depositan en esta zona inferior del cuerpo femenino, los cuales están encargados de intervenir en el desarrollo y buen funcionamiento del cerebro.

Y esto no es todo, es muy probable que las mujeres con cola grande den a luz a hijos tan inteligentes como ellas. Un estudio diferente, realizado por la Universidad de Pittsburg, señaló que los depósitos de grasa en el trasero y los muslos femeninos contiene mayor número de ADH, hormona que contribuye al mejor desarrollo del cerebro del bebé.

No es una invención de los médicos que recetan a las embarazas alto consumo de alimentos con Omega 3 o suplementos con esta vitamina. Desde hace tiempo se ha comprobado que este ácido es el responsable del adecuado funcionamiento del cerebro, beneficia a las mujeres y al desarrollo de sus crías.

Pues ya está, una pareja sana será más capaz de tener hijos mejor dotados, y eso es a lo que frecuentemente se aspira a la hora de formar una familia.

Como se decía, el trasero ha sido privilegiado, siempre y cuando, claro sea natural.




Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)