Foto: Especial.

México.- La cineasta alemana Angela Schanelec defiende al cine de autor, aunque a la vez rechaza que haya existido la Escuela de Berlín, ya que sobre el grupo de cineastas en el que se le encasilla menciona: “Eso fue una invención de la prensa”.

Recientemente, Schanelec fue a México para presentar una retrospectiva de su filmografía en la séptima edición del Festival Internacional de Cine de la UNAM (Ficunam), además del marco del Año Dual Alemania-México.

Las cintas esperadas a proyectarse en pantalla son: “He pasado el verano en Berlín” (1993), “La suerte de mi hermana” (1995), “Mi vida lenta” (2001), “Atardecer” (2006), ” “Marsella” (2004), “Orly” (2009) y “Camino de ensueño” (2016).

Schanelec confiesa en una entrevista que en el cuarto de siglo que lleva dedicándose al cine ha habido preguntas que le han interesado bastante; tales como cómo estamos expuestos al destino o cómo saber cuál es la mejor decisión que uno podría tomar.

“Pero podría asumirse que a lo largo de los años uno podría haber encontrado respuestas a estas preguntas, pero en mi caso ha sido totalmente lo contrario. Me rindo”, declaró la directora alemana, misma que desde finales de los años 90 ha propuesto alternativas para el cine alemán, junto con otros cineastas.

A dicha generación de directores de cine se les bautizó como Escuela de Berlín, aunque Schanelec ha defendido su singularidad como artista, sobre lo cual dice: “Más allá de otros directores que estamos en contacto, como Thomas Arslan, Nicolas Wackerbarth o Christoph Hochhäusler, la verdad es que cada quien trabaja aisladamente”.

“Nunca fundamos una Escuela de Berlín realmente. Es más bien una invención de la prensa”, agregó Schanelec. Además, sobre el cine alemán de comedia de los años ochenta, Schanelec, quien hubiera estudiado actuación en Hamburgo, incursionado en el teatro e ingresado a la Academia de Cine y Televisión de Berlín previamente, aclaró: “A nosotros no nos interesaba ese cine y empezamos a hacer otro tipo, uno con temática muy diferente, más intimista. Nuestro cine hacía muchas referencias a la historia del cine. Y, como era algo nuevo, la prensa buscó un término para referirse a ello”.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)