Foto: AFP

Este lunes, China, Chile, la Unión Europea (UE) y Corea del Sur cerraron total o parcialmente sus mercados a las carnes brasileñas, después de revelarse sospechas de cortes adulterados para consumo humano en 21 empresas del sector.

Las denuncias afectaron de primera instancia a JBS y BRF, dos gigantes del sector en Brasil, primer exportador mundial de carne bovina y aviar, que lucha por salir de dos años de recesión.

Además, de poner en tensión las relaciones de la principal economía latinoamericana con algunos socios comerciales, como Chile, contra el que amenazó con tomar represalias en caso de cierre total de su mercado.

“Esperamos que más de 30 países cuestiones a Brasil por este asunto”, comentó el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, en una rueda de prensa en Brasilia. “Pero si todos impidieron la entrada de sus carnes, sería un desastre”, agregó.

Maggi destacó que los funcionarios brasileños explicaron a los importadores que la denuncia de la Policía Federal (PF) sobre el comercio de productos vencidos o en mal estado que presuntamente estaban “maquillados” en algunos casos con ácido en 21 plantas, cuyas actividades de exportación ya fueron suspendidas.

La investigación dejó a la luz una trama en la que inspectores sanitarios presuntamente recibían sobornos de los frigoríficos para autorizar la venta de alimentos no aptos para ser consumidos. Más de 30 personas fueron detenidas y tres de los 21 frigoríficos investigados fueron clausurados temporalmente.

“El escándalo de la carne podría ser la última amenaza para la recuperación de Brasil”, aseguró la consultora Capital Economics en una nota.

Chile, el sexto importador de carne roja brasileña, decretó un bloqueo temporal.”El Ministerio de Agricultura de Chile ha dispuesto, a partir de esta fecha, el cierre temporal del mercado chileno a todo tipo de carnes provenientes de Brasil”, declaró la Embajada en Brasilia.

Por su parte, Corea del Sur suspendió la distribución de pollos ya importados para “verificar la calidad de la mercadería”, según notificó su embajada de Seúl en Brasilia, que aclaró que el país no tiene planes de cerrar su mercado.

Asimismo, la Unión Europea (UE), pidió al país sudamericano “que elimine de inmediato a los establecimientos implicados en el escándalo de la lista aprobada por la UE”, dijo el portavoz de la Comisión Europea, Enrico Brivio.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)