Una nueva arma para combatir efectivamente el cáncer de páncreas, uno de los más agresivos, ha sido descubierto en la oscuridad de las aguas del Pacífico en Alaska: se trata de una pequeña esponja verde.

Bob Stone, un investigador de Alaska del Fisheries Science Center, dijo en una conferencia telefónica que nunca nadie se habría imaginado que dicha esponja, cuyo nombre es ‘Latrunculia austini’ y descubierta en el 2005 en Alaska, pudiese “ser milagrosa”.

De acuerdo Mark Hamann, otro investigador pero de la Universidad del Sur de California, distintas pruebas de laboratorio han demostrado que varias de las moléculas de la esponja destruyen de forma selectiva las células del cáncer de páncreas.

“Sin duda es el mayor activo molecular contra el cáncer de páncreas que hemos visto”, dijo Hamann y añadió que aunque todavía queda mucho trabajo por hacer esto “marca el primer paso clave en el descubrimiento y proceso de desarrollo de un tratamiento.

Según la American Cancer Society, sólo el 14% de los pacientes diagnosticados con cáncer de páncreas tiene la posibilidad de sobrevivir cinco años, ya que este avanza lentamente y por lo general el diagnóstico llega demasiado tarde como para recibir un tratamiento que resulte exitoso.

Así, unos 53 mil 670 nuevos casos de cáncer de páncreas serán diagnosticados en el 2017 en Estados Unidos; más de 43 mil personas morirán por esta causa.

Para más noticias visita Las Américas Post en Facebook

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)