michel temer

Foto: Especial / Presidente de Brasil, Michel Temer.

Brasilia.- El Informe Amazonía Viva 2016 de la organización World Wildlife Fund (WWF) sostuvo que la Amazonía, reserva natural más grande en Latinoamérica, se encuentra amenazada por las actividades económicas insostenibles que por consecuencia trae cambios climatológicos sin precedentes.

El presidente de Brasil, Michel Temer, quien se mantiene bajo investigación por supuestos casos de corrupción, autorizó la semana pasada la extinción de una reserva natural de más de 47 mil kilómetros cuadrados.

Dicha orden ejecutiva se extendió con el fin de permitir la explotación de minerales en el área, que estaba reservada sólo al Estado, cuyo proyecto es considerado parte de sus esfuerzos para salir de la crisis económica que vive el país sudamericano.

Sin embargo, tras la polémica que causó este anuncio, el mandatario brasileño decidió dar vuelta atrás y revocó el decreto inicial para publicar un nuevo texto más detallado que el anterior.

En el nuevo decreto, Temer busca dejar más claras las reglas de explotación de la región y ofrecer más garantías para la preservación de las reservas naturales e indígenas, explicó el ministro de Minas y Energías, Fernando Coelho.

Las mineras lanzaron una ofensiva de inversiones en la Amazonia.

La Amazonía se extiende por ocho países y un territorio de ultramar. Al menos 34 millones de personas, 350 grupos indígenas y una décima parte de las especies del planeta habitan esta zona.

De acuerdo al informe de la WWF, el dramático aumento de las acciones legislativas dirigidas a degradar, reducir el tamaño o descatalogar las áreas protegidas en la Amazonia (PADDD) han azotado la diversidad del sistema de selva tropical más grande del mundo.

Actualmente, existen 250 proyectos propuestos para construir represas en los ríos y más de 20 proyectos de construcción de carreteras que se abren paso a través de los bosques, socavando su capacidad para estabilizar y regular los patrones climáticos regionales y mundiales.

Ante la amenaza que representan estos proyecto, en este caso de la industria de la minería, que permite el gobierno de Brasil, otras organizaciones como Greenpeace han alzado la voz para denunciar al presidente Temer.

AFP / El director de campañas de Greenpeace en Brasil, Nilo D’Ávila, habla durante una manifestación en contra de la decisión del gobierno.

En al menos 11 ciudades del país, la organización defensora del medio ambiente organizó una jornada de manifestaciones contra la apertura a la minería a la zona de Renca e invitó a los residentes “a mirar con cuidado lo que sucede en la Amazonía”.

“Lo que acaece con Renca es una pequeña muestra del plan del gobierno. Ya asistimos a un desmonte de la legislación que regula las licencias ambientales”, expresó Nilo D’Avila, director de campañas de Greenpeace en Brasil.

Visita Las Américas Post Facebook.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)