El presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo en Corea del Sur, Moon Jae-in, acordaron hoy aplicar “a fondo” las sanciones impuestas por la ONU a Corea del Norte, a fin de que se abstenga de más provocaciones a través de su ensayos de armas.

La oficina presidencial de Seúl reveló que ambos líderes sostuvieron una conversación telefónica en la que coincidieron que es necesario “implementar a fondo” las medidas sancionadoras que adviertan a Pyongyang que de seguir con su actitud sólo logrará aislarse más diplomáticamente y mayor presión económica, lo que lo llevaría “al colapso”, señaló.

La conversación entre Moon y Trump, se produjo tras el lanzamiento de un nuevo misil por parte de Corea del Norte el pasado viernes 15 de septiembre, que de nuevo sobrevoló territorio japonés antes de caer en aguas del Pacífico.

Ambos líderes coincidieron en “ejercer más presión práctica” sobre Corea del Norte, lo que implica la aplicación de la nueva batería de sanciones adoptada por unanimidad por el Consejo de Seguridad de la ONU esta semana, en respuesta al sexto y más potente ensayo nuclear del país asiático, ejecutado el 3 de septiembre.

Por su parte Moon subrayó la importancia de mejorar las capacidades defensivas propias de surcorea, además de contar con el respaldo de las tropas del país gobernado por Trump, mientras que este reiteró el pleno apoyo de Estados Unidos a Corea del Sur.

Moon y Trump acordaron seguir tratando el asunto en su reunión en Nueva York durante la Asamblea General de la ONU la próxima semana.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)