Algunos extranjeros sudamericanos viajaron a México con la esperanza de encontrar una mejor calidad de vida en ese país, sin embargo, nunca se imaginaron que se encontrarían con un sismo que les cambiaría la vida.

Tal es el caso de la familia colombiana de los pequeños Julián de 11 años y de la pequeña Jimena de 6 años quienes radicaban en la Ciudad de México debido a que sus padres recibieron una oferta de trabajo que no pudieron rechazar.

Sin embargo, estos dos niños se encontraban solos en su hogar cuando comenzó a temblar, por lo que no supieron qué hacer y quedaron atrapados dentro de los escombros.

Según el periódico colombiano, El Tiempo, el padre de estos dos menores les relató que él tuvo que regresar a Cali el día del temblor y su esposa se encontraba laborando, por lo que sus hijos se tuvieron que quedar solos.

“Durante más de 20 horas trataron de rescatarlos siguiendo sus voces, pero murieron. Cuando los sacaron estaban abrazados”, relató el padre a El Tiempo.

Otro caso es el de una familia de venezolanos que radicaban en La Condesa, aunque ellos no sufrieron pérdidas humanas, su casa quedó en ruinas y todas sus pertenencias quedaron enterradas en los escombros.

Una familiar identificada como Gabriela Noya publicó en redes sociales que su hermana había perdido todo y necesitaban apoyo, ya que se encontraban durmiendo en albergues.

Igualmente, otros extranjeros otros extranjeros viven tragedias. Las embajadas de Paraguay Panamá ya reportaron la muerte de dos compatriotas, mientras que España reportaba ayer la desaparición de 10 de sus ciudadanos en la Ciudad de México.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)