Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel, inició en Buenos Aires, Argentina, su gira por Latinoamérica, siendo esta la primera vez que un mandatario israelí visita la región en los casi 70 años de existencia del Estado Islámico.

A su llegada a la ciudad capital y a través de un discurso, Netanyahu denunció la amenaza que representa Irán para la región; misma que espera combatir contando con Argentina y Estados Unidos como sus aliados.

Precisamente en Buenos Aires, a principios de la década de los noventas, se registraron dos ataques terroristas contra la comunidad judía, lo que se consideró como el inicio de una nueva era extremismo fuera de Medio Oriente.

Entonces, el gobierno de Israel y la justicia argentina, señalaron como responsable de ambos atentados terroristas al régimen colocado en Irán.

Durante su visita a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), destruida por un coche bomba en 1994 y donde más de 85 personas murieron, Netanyahu aseguró que “llegó el momento de culpar a Irán por completo y de que se haga responsable de lo que ha hecho. La amenaza de Irán es permanente. Incluye a Latinoamérica más aún en estos días”, dijo.

El líder israelí también enfatizó que su país fue y seguirá siendo “la punta de lanza contra el terror mundial” y que seguirán actuando con determinación para lograr contrarrestar el terrorismo de Irán. “Y lo y lo haremos junto con nuestros socios en Latinoamérica, en Argentina y en Estados Unidos”, señaló.

Anterior al ataque de 1994, Argentina ya había sufrido un atentado terrorista contra la Embajada de Israel en 1992, el cual dejó un saldo de casi una treintena de muertos, casi todos empleados de la sede diplomática.

Asimismo, el premier israelí sostuvo que “muchos países, todos, absorben este mal, pero hay algunos que lo difuminan conscientemente con una crueldad sin límites (…) Irán preparó los dos atentados que dañaron a Argentina, que ejecutaron a través de Hezbollah”, dijo, al tiempo que agradeció al presidente argentino Mauricio Macri, por comprometerse a dar con los culpables.

Lo que proponen Macri y Netanyahu es retomar las relaciones entre ambos países, debilitadas cuando el gobierno de Cristina Fernández negoció con Irán un acuerdo para esclarecer el atentado contra AMIA, en 2013.

Dicho acuerdo no entró en vigencia pero sí caldeó los ánimos de la comunidad quien no dudó en cuestionarlo, mientras que el fiscal Alberto Nisman denunció que la presidenta Fernández en realidad había negociado la impunidad de cinco ciudadanos iraníes, señalados como responsables del ataque.

Curiosamente Nisman apareció muerto cuatro días después de presentar la denuncia y hasta la fecha la justicia aún no ha podido determinar si se suicidó o fue asesinado.

Sin embargo, el fiscal que lo sucedió en la investigación después de su muerte, pidió la semana pasada que Fernández sea citada a declarar por presunto delito de encubrimiento y traición a la patria por el trunco acuerdo con Irán, enemigo declarado de Israel.

Para más noticias visite Las Américas Post en Facebook.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)