Con el fin de controlar a los personajes tóxicos y defender la estabilidad democrática de Ecuador, la administración del ex Presidente Rafael Correa vigiló a la sociedad, según reveló el medio local Diario Expreso.

De acuerdo a los informes, la Secretaría Nacional de Inteligencia de Ecuador (Senain) estableció un plan de trabajo minucioso e individualizado para vigilar el entorno personal, familiar y profesional de políticos de oposición, periodistas, empresarios, organizaciones sociales e indígenas, tuiteros e incluso miembros de la propia Administración de Correa.

Se espiaba y posteriormente se elaboraban fichas individuales de personajes y de iniciativas políticas o sociales que pudieran representar una amenaza para el proyecto de Gobierno.

La información fue divulgada días después que el Presidente, Lenin Moreno, también de Alianza PAIS, denunciara que había encontrado una cámara oculta activa en el despacho presidencial que Correa había mandado colocar durante su Administración.

Los documentos revelados, fechados entre 2010 y 2014, no recogen el contenido de pinchazos telefónicos, ni correos electrónicos o conversaciones por chat.

Sin embargo, dan cuenta de que este tipo de averiguaciones se hacían para que el Gobierno pudiera anticiparse a lo que estuviera sucediendo.

Líderes políticos destacados fueron revisados con especial dedicación, trazando esquemas de seguimiento sobre sus movimientos diarios.

Guillermo Lasso, ex candidato presidencial por el movimiento CREO y el líder de la oposición de la última campaña electoral, y Alcalde de Quito, Mauricio Rodas, fueron objeto de seguimientos pormenorizados hora por hora.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)