Este domingo falleció en México el exembajador de ese país en Chile, Gonzalo Martínez Corbalá, una figura diplomática importante no sólo para su nación, sino para el país andino.

Él fue embajador durante los turbulentos días de mandato del presidente Salvador Allende y justo cuando se dio el golpe de Estado, orquestado por Augusto Pinochet, el diplomático mexicano no “volteó la mirada”, sino que le hizo frente a la situación protegiendo a cientos de ciudadanos chilenos que fueron perseguidos.

Martínez Corbalá ordenó, con el visto bueno del gobierno mexicano, abrirle las puertas de la Embajada a cualquier persona que buscara asilo.

Asimismo, se encargó de proteger a la familia del presidente Allende: su esposa, Hortencia Bussi, y a dos de sus hijas, Beatriz e Isabel.

Gracias a esto, Martínez Corbalá fue merecedor de la condecoración Gran Cruz de la Orden al Mérito de Chile.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)