Tras la audiencia realizada este miércoles en el Senado de Estados Unidos, entre los miembros del Comité de Inteligencia y los abogados de las empresas Facebook, Google y Twitter, se profundizó en la campaña de injerencia rusa en las pasadas elecciones en Estados Unidos.

Los legisladores pudieron publicar algunos de los 3 mil anuncios de Facebook pagados por “trolls” rusos, los cuales giraban en torno a temas políticos y sociales, con los que se buscaba generar división entre la población.

Temáticas relacionadas con migración, minorías, cuestiones raciales y religiosas fueron abordadas en esta campaña, los cuales fueron relacionados con los participantes en el proceso electoral, principalmente en Donald Trump y Hillary Clinton.

Para ello fueron creadas páginas como “Black Matters”, “United Muslims of América”, “Army of Jesus”, “BM”, entre otras, las cuales fueron lanzadas para que llegaran a personas con cierto tipo de intereses.

Al respecto, los senadores fueron directos en sus cuestionamientos a los representantes legales de las empresas mencionadas, poniéndolos en aprietos en varios lapsos de la jornada.

Destacó el caso del senador Al Franken, quien cuestionó al abogado de Facebook que cómo podía ser posible que nunca hayan podido detectar que algo andaba mal, al recibir la solicitud de promocionar anuncios políticos, en pleno proceso electoral, que fueron pagados en rublos (moneda rusa), sin que el representante legal haya podido dar una explicación efectiva.

Por otro lado, Facebook señaló que el contenido de la Agencia de Investigación de Internet de Rusia se lanzó para llegar a 150 millones de personas, mas no se tiene certeza de cuántas personas en verdad vieron el contenido.

Twitter no se quedó atrás, ya que el Comité hizo pública la lista de cuentas de Twitter relacionadas con la Agencia rusa, instancia relacionada con la campaña de injerencia.

Los investigadores del caso consideran que más que favorecer a alguno de los dos candidatos presidenciales que participaron en los pasados comicios en Estados Unidos, la campaña rusa buscaba más bien dividir y polarizar a la sociedad estadounidense.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)