En el marco de una de las peores crisis políticas que ha atravesado Honduras en 10 años, Amnistía Internacional (AI) denunció que el gobierno utiliza “tácticas peligrosas e ilegales” para silenciar a las personas en disenso.

El organismo humanitario indicó en un comunicado que estas tácticas incluyen el empleo de violencia excesiva contra manifestantes, lo que ha generado la muerte de varias personas.

Asimismo señala que el gobierno del país centroamericano impide que abogados y activistas visiten a las personas detenidas durante las protestas.

Esta situación en Honduras se presenta después de las disputadas elecciones presidenciales del pasado 26 de noviembre, tras las cuales aún no se ha declarado a un ganador.

La directora para América de AI, Erika Guevara-Rosas, señaló que Honduras “pareciera estar en medio de una peligrosa caída libre en la que ciudadanos comunes están siendo víctimas de juegos políticos egoístas e imprudentes”, consideró.

Destacó que la evidencia demuestra que en el país no hay espacio para que las personas expresen sus opiniones y que cuando lo hacen enfrentan toda la fuerza del aparato represivo del gobierno.

Guevara-Rosas hizo un llamado para detener todo uso ilegítimo o excesivo de la fuerza de policías y militares contra las personas que protestan, acabar con las detenciones arbitrarias e investigar todos los casos de violaciones de derechos humanos.

El informe fue emitido tras la reunión entre una delegación de AI con activistas y víctimas de violaciones de derechos humanos, en el marco de la crisis y el estado de excepción como consecuencia de las elecciones presidenciales del 26 de noviembre.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)