Un niño alemán de nueve años quedó atrapado al interior de una caja fuerte cuando jugaba a las escondidas en la casa de su abuelo.

El infante jugaba con sus amigos a las escondidas cuando le pareció buena idea ocultarse en el interior de una caja fuerte, por lo que se metió y la cerró desde adentro.

Después de algunos minutos, los otros niños lo encontraron pero al no conocer la clave de seguridad optaron por llamar al padre del menor.

Sin embargo, el adulto tampoco logró abrir la caja por lo que llamó a los bomberos y después de tres horas, lograron liberar al niño.

El menor no sufrió ningún daño más que el susto por querer ganar el mejor escondite de la casa.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)