El 4 de abril de 1968 fue asesinado Martin Luther King, una de las figuras más importantes dentro de la historia de la lucha por los derechos civiles.

Ese día el activista afroamericano se encontraba en Memphis, hospedado en el motel Lorraine, cuando, al caer la tarde, salió al balcón de su habitación y sin más recibió un disparo a larga distancia que le produjo la muerte.

La persona señalada como responsable del crimen fue James Earl Ray, un racista supremacista blanco.

Su legado

Su incansable lucha por los derechos de la comunidad afroamericana marcó a varias generaciones, gracias a su autenticidad y su esencia pacífica, contrario al estilo de otros activistas de la época.

Marchas, protestas, pero sobre todo sus discursos e ideología fueron algunos de los puntos más importantes de su legado.

Uno de los momentos más emotivos de su vida fue al pronunciar el épico discurso “Tengo un sueño”, el cual brindó en Washington el 28 de agosto de 1963, ante cerca de 250 mil manifestantes.

Su lucha fue reconocida con el Premio Nobel de la Paz, por su resistencia no violenta contra la segregación racial, siendo la persona más joven en recibir este galardón.

Comments

comments

Deje su respuesta

  • (not be published)